Entradas

La flores

Cuando la flor sintió la primera caricia de una niña, se dio cuenta que la vida era un eco, conforme se aleja de su naturaleza pierde su voz. Eso le pasó al señor Jacinto a quien le gustaba cantar y ahora trabaja haciendo burritos o a Marisol que llega muy tarde a su casa con el alma cortada porque ni todos los clientes de una noche pudieron sacarle una sonrisa. Pero, la flor sabe que ni todo el sol o el agua pueden darle lo que le brinda una noche fresca acompañada de los grillos y las estrellas. Cuando la pequeña viene, está segura que solo quiere contemplarla y admirarla como el resto de las personas, pero un día a la niña se le ocurrió que la quería más cerquita de su corazón. Corrió por unas tijeras y un vaso para arrancarla de la fortaleza que la sostenía. La flor trataba de esconderse, detrás de las hojas, acurrucada en el tallo de otras plantas y mirando cabizbaja la tierra. Cuando una espina cortó el dedo de la niña, viajó a un recuerdo del futuro. Ella también tendría una he…

Sobre la imaginación y otros personajes

Sobre la imaginación y otros personajes 
La imaginación es el rompimiento que existe entre la realidad y la verdad debido a que nos sumerge en posibilidades que están para ser descubiertas, una entrega a la percepción, la identificación y el riesgo de perderse entre las páginas de libros como El dragón y otros personajes olvidados, pero al mismo tiempo con una sacudida final que nos da una tarde de gloria acompañada de un buen libro. La imaginación no es una propiedad o habilidad que solo surge y se mantiene en la infancia sino que se debe cultivar hasta los últimos días porque un recuerdo se convierte en el ahora si es revestido por los colores y sensaciones que tuvo ese hecho irrepetible.  Es una habilidad innata al ser humano para ser creador potencial en un mundo convencional, violento y callado. Un espacio en el que la aceptación y la proliferación de voces se convierten en una sola. Afortunadamente, con un vocabulario sencillo, poético y descriptivo, Adolfo nos muestra que los cue…

Amor ciego

Soñé que mi espalda tocaba tus labios y mis piernas se enredaban en tu cuello mientras tu cuerpo flotaba en medio del cuarto. Cuando desperté, mi corazón estaba derretido debajo de la cama y tus ojos apretados en mi mano.

Con él

¿Por qué sonríes si no hay pasión cuando la lluvia termina de caer? En estas cuatro paredes donde la ventana es un adorno, solo se busca el calor y el control no se trata de género. Tu semen es una vieja gloria ¿Cuál fue tu sorpresa cuando las venas derramaban el último líquido de vida contenido adentro de su cuerpo? Te fuiste a dormir, dijiste que todas las verdades terminan con el otoño y que el alma no es otra más que el pensamiento.
A estas alturas, la muerte no importa más que el placer, te mordiste los labios y guiñaste ante el espejo por un éxito más.
La invitaste a sentarse contigo mientras de tu boca bebió esa cerveza negra que tanto le gustaba y después del último coito, te incorporaste derecho para mostrarle como brotaban tus cuernos ante la luna, te llenaste de su alma cuando cogió el cuchillo y cortó lo que una vez la unió a su corazón. ¿Tanto para arrojar su soledad adentro de un laberinto donde al final todos terminamos cayendo en vida?

Presentación Como arena bajo el agua

Imagen
Los invito a la presentación de la novela escrita e ilustrada por Lucia Rivera el día 9 de julio a las 8:00 pm en Flick Machine Studio, Av. Revolución.


Palabras sobre el amor

Vous, mon amie,  
A veces cuando la noche luce tan callada
te veo entrar, ojos vacíos
las palabras con un bar encerrados en el centro
donde no me miras,
y es la una de la mañana donde no has quebrado ningún reloj
con tu aliento pretendes usurpar los lugares vacíos,
mis labios contemplan tu perfil,
acabas de cumplir 18 años
quieres tener un santuario para llover sobre las montañas
y dibujar una vejez sobre tu espalda,
tu olor es fresco como la Mirta
pero tú no sabes que mis brazos están cobrando vida
que te quieren alcanzar como dos gotas de rocío derramado sobre la tierra
tú no sabes que nuestras bocas se aspiran como almas amigas
cada vez haces una sonrisa,
que cuando las olas acariciaron tu cuerpo,
era el ritmo de mis deseos el que te alzaba afuera del cuarto
te llevaba a descubrir las piedras
que lo desnudan todo,
tú no sabes que al final del día te quise,
y si las bestias nos dicen que no
y si los monstruos nos atrapan
yo te llevaré al mar
porque amar no es lo mismo
quizás el si…

Ediciones Cantarsis

Imagen
Me siento muy orgullosa por mi participación como editora en este nuevo proyecto.